Tirada en el suelo a cuatro patas espera excitada la cogida de sus perros que andas sueltos, con mucho celo y no paran de merodearle su conchita hasta que uno se tira a penetrarla el culo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

2 Comments